lunes, 2 de octubre de 2017

Yo quiero que a mí me escuchen. Ejercicio de entrevista radial con los alumnos de 5A de la Institución Educativa San Andrés


No puedo pensar en ninguna necesidad de la infancia tan fuerte como la necesidad de protección de un padre.

Sigmund Freud 



Debido a los últimos hechos nefastos de aberración en contra de los niños y niñas, la Biblioteca Municipal de Girardota se manifiesta con una protesta educativa que evidencia el trabajo creativo de los niños y las niñas de Institución Educativa San Andrés. Con esto, invitamos a la reflexión y a la posibilidad de que el amor y el buen trato pueden transformar la vida de muchos infantes. Por un mejor trato a los menores, nos sumamos con este ejercicio, donde los niños y las niñas son los protagonistas. 


Hace unos meses se inició en la vereda de San Andrés una iniciativa de realizar una apuesta comunicativa con los dos quintos. Con 5A la entrevista radial y con 5B el noticiero. La idea era promover el placer por buscar aquellos temas en que los niños y niñas lograran expresar aquellos temas que les interesara. 

Se partió del placer y el placer parte de buscar lo que nos gusta. Y lo que nos gusta se hace por voluntad, no por imposición. En tal medida, los ejercicios hechos en clase se hicieron con propuestas de los estudiantes. Los docentes estuvieron como asesores más que directores del ejercicio. 

Vale pena aclarar que cuando son los niños y las niñas los que promueven los ejercicios, usualmente uno se sorprende al ver que algunos hacen más de lo imaginado. Por ejemplo, Valeria Andrea Cañas de 5A, después de recibir la explicación de cómo hacer una entrevista, como si trabajara en un medio de comunicación y ya tuviera la experiencia, dirigió con mucha naturalidad la entrevista a Ramiro Serna Cataño, celador, músico y actor activo de la cultura de la vereda San Andrés. 

En un principio se buscó con los talleres aportar en la formación de las competencias lectoras (interpretar, analizar y organizar) y comunicativas (hablar, escuchar, leer y escribir). Sin embargo, Valeria, al igual que sus compañeros de clase, encarnaron el postulado democrático de que la lectura nos ayuda a visualizarnos en busca de nuestras posibilidades ciudadanas: “La lectura y la escritura se constituyen en herramientas privilegiadas de participación democrática, ya que favorecen la expresión de las ideas, el desarrollo del pensamiento y la formación del criterio. Por ello, formar lectores es mucho más que alfabetizar, en el sentido básico e instrumental del término, y debe constituirse en pilar del ejercicio pleno de la ciudadanía. Dentro de este paradigma, la lectura y la escritura dejan de ser un lujo para minorías ilustradas y adquieren el estatus de derechos que deben garantizarse a todos los ciudadanos en igualdad de condiciones para favorecer la equidad, desde el comienzo de la vida”.[1] 

Esta experiencia tocó la emoción porque los estudiantes entendieron las normas básicas de la comunicación, la lectura y la escritura, porque sabían que los iban a escuchar. Por eso, se preocuparon en estudiar al personaje y estructurar las preguntas (que fueran claras y pertinentes). En esa medida, la norma es útil y no impuesta. Porque cuando se incluye la emoción en los ejercicios de promoción de lectura la lectura cobra otro sentido, uno más cercano, más desde los intereses personales. Por algo Willian Ospina en su ensayo: El placer que no tiene fin, plantea que “para leer bien no basta la técnica: se necesita la emoción, el ritmo y la entonación que permita extraer de lo que se lea toda la intensa realidad, todos los estados anímicos, todo el colorido que el texto pueda ofrecer”. 

A continuación le presentamos el ejercicio de 5A. Valeria, cual periodista, realizó un ejercicio de clase de alta calidad y sin dejar a un lado el juego, porque jugando se hacen las cosas más serias. 

[1] Reyes, Yolanda. Lectura en la Primera Infancia. Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, CERLACL. Bogotá. Agosto 2005. P.9.

martes, 19 de septiembre de 2017

Homenaje a la agrupación Aires del Campo de la vereda San Andrés


En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad. 
Arthur Schopenhauer


Asentada en la ladera occidental del río Medellín, la vereda San Andrés de Girardota, atesora una riqueza folclórica única en el país: sainetes, danzas, coplas, canciones, músicas y costumbres, heredadas de los ancestros africanos que hace más de doscientos años llegaron a laborar en haciendas paneleras, minas de aluvión y haciendas de ganado, y que en un largo proceso de mestizaje con la cultura española, ha madurado agrupaciones como Aires del Campo, que surgió de esta cantera cultural, para evocar, recopilar y alegrar las festividades de la vereda con la primera bandola de don Óscar Cadavid Cataño, la segunda bandola que interpretara magistralmente don Elkin Meneses Rojo, ya fallecido, el tiple que rasga apasionado don Manuel José Cadavid Cataño, la guitarra que resuena don Fernán Rojo Meneses y el güiro alegre y la voz cantante de don Enrique Cadavid García.


En la época de los “setentas”, se hacían alegres reuniones en la casa de don Pedro García García, y fue allí, por iniciativa de su hija doña Estela Cadavid que la agrupación eligió llamarse Aires del Campo, para continuar recopilando y difundiendo las “rumbas”, “pasillos”, “redovas”, “cachadas”, “gallinazos”, “chotis”, “marchas” y demás aires fiesteros de nuestras montañas; herencia de los ancestros y orgullo del pueblo girardotano.

Es por esto, que el 29 de septiembre de este 2017, la Biblioteca Pública Municipal de Girardota, rendirá un sentido Homenaje a la agrupación “Aires del Campo”, en la Platea del Parque Principal, a las 6:30 de la tarde. Con el acompañamiento de la Estudiantina de la Casa de la Cultura de Copacabana. Hay que estar allí. Quedan todos invitados. 

martes, 18 de julio de 2017

Sin Norte. Antología Literaria. Entrevista a Julián Ospina, compilador.



La literatura es un viaje más que un rumbo, así el rumbo sea una publicación. Lo importante es el trayecto, es decir, el viaje. En tal medida, lo esencial es la escritura de los textos. Por tanto, es de celebrar que existan personas como Rosalba Jaramillo, Yamile Carmona y Ligia Cecilia Alzate que en sus ratos de soledad rayen las hojas en blanco y se atrevan a escribir, tarea nada fácil.
A estas tres mujeres les abrimos un espacio desde la Biblioteca Jacinto Benavente para mostrar sus textos. Son una pequeña muestra de dos poemas y un cuento, que celebramos con esta publicación digital. Se aclara que estos textos no fueron incluidos en la versión impresa por criterios editoriales que se explican en el prólogo del libro. Asimismo, el libro físico será promocionado en Gira la lectura, Fiesta de la Literatura Local 2017, Girardota, en su segunda versión, el 28 de Julio en el Kiosco Principal de Girardota. ¡Los esperamos!





El campo
Por: Rosalba Jaramillo Álvarez

Papá Dios nos regaló el maravilloso campo
que es la bellísima zona rural
y en él, toda variedad de cultivo,
el campesino, sin temor, puede cosechar.

Ofrece extensas y fértiles montañas
con variadísima vegetación y árboles frutales
regado por caudalosos ríos y cristalinas quebradas
donde hay riqueza mineral y variedad de animales.



¿A dónde vamos a parar?
Por: Yamile Carmona Jaramillo

Dónde vamos a parar, ataca la sociedad,
te esclaviza el consumismo, la mentira y el poder
acaso la solución será una gran orfandad
con temor a equivocarse todos tiran a perder.

Vamos tras una ceguera que guía con avaricia.
Y sin más preámbulo cae todo aquel que se envicia.
Lo esencial desaparece
y el corazón se enceguece.

Pero qué estamos pensando .
Exhaustos ya del zangón
esta vida va pasando
carrereada y sin sazón.

Alguna vez lo dijeron, se ve lo esencial con el corazón
y hoy urge repetirlo para no extraviar el timón
ya que la vida se encarga de cobrar lo no vivido
por eso hermano ven conmigo a disfrutar sin tanto ruido.



Niños de río 
Por: Ligia Cecilia Alzate Suárez 

Son las 11:45, casi medio día y la maestra no termina. Esos números tan pequeños, no alcanzo a ver nada.
Hoy no vino Mena, y le dije que iríamos al río, no importa la pela de ayer, hoy tenemos más sol, más agua.
11:50, ese reloj no avanza, ahora una actividad, noooo. 

Seguro ya llegaron los otros, los grandes, hay que marcar territorio, o les haremos lo mismo de siempre. 11:59, por favor, que termine, me sudan las manos, busco a Palacios por todos lados y de pronto una voz: “¡Yinin!”. Lo que faltaba, el último regaño del día. 
–¿Usted por qué no está copiando? –Me preguntan– ¿Qué se le ha perdido?– Voy a enviarle una nota a su mamá para que se entere. Usted no puede seguir así sin hacer tareas.
¡Lo que faltaba! Que me dejaran después de clase, y yo con este calor.
Palacios me espera, Mosquera también. Yo impaciente mientras la maestra escribe la nota.
Con caligrafía casi exquisita que ni entiendo, ojalá mi mamá tampoco, deja en mi cuaderno unas cinco líneas y me pide que lo traiga al día siguiente y firmado. Jum… ¿Será que mi mamá sí sabe firmar?
Por fin, 12:15, salimos corriendo, alegres, el corazón a mil, nos estorba todo.
El hambre, el cansancio, el susto, todo se desvanece, cinco minutos más y llegaremos.
Por fin, ahí está, majestuoso, amigable. Dejamos todo en la orilla: la mochila, los zapatos, el uniforme ¡Y al agua!
Es la mayor felicidad, el río nos lleva como un murmullo, un buen recorrido.
Mosquera va adelante, Palacios atrás. Desde la orilla a veces algún anciano nos mira: “Estos muchachos, tengan cuidado”. Y ni contestamos. No sé si sabemos nadar, o si el río nos enseñó.
Tal vez ha sido el mejor maestro, porque antes que estudiantes o hijos, somos niños de río.
Llega el atardecer, buscamos nuestra ropa en la orilla, repetidas veces el río nos arrastró, y nosotros regresamos allí, y todo en orden.
Ahora entre charlas nos vestimos, de repente… veo mi mochila, viene lo más duro del día, la nota de la maestra.
Ya no importa tanto, mañana será otro día, a esperar que pase la escuela y de nuevo al río. Él curará mis heridas, hoy de seguro me castigan.



                          





martes, 4 de julio de 2017

Los Relicarios, el único legado grato que recuerdo del abuelo, homenaje a José Muñoz



Invitamos a la comunidad de Girardota al homenaje que se le hará a don José Muñoz, integrante de Los Relicarios. La cita es para el 14 de Julio en la plazoleta del parque principal de Girardota, de 6:00 pm a 8:00 pm. Además, nos acompañará el grupo: Los amigos de la compañía ALICO. S.A. 

En las mañanas, antes de irme para el colegio, el abuelo nos despertaba a todos con su respiración de toro salvaje que iba mermando después de prender la radio, a alto volumen, y buscar en alguna emisora canciones de los Relicarios. 

Esa música me sonaba como un chirrido estridente. Lo curioso, era que calmaba al abuelo. Ejercía sobre él un poder maravilloso. Tanto, que después de un par de canciones empezaba a contar historias. Una de ellas era que había visto a Los Relicarios cantar y eso le había cambiado la vida. Fue cuando se animó a formar un dueto y empezó a ir a reuniones sociales. Lo que más le gustaba era que había licor gratis y que podía robarse alguna mujer. Así hizo con la abuela, con quien tuvo ocho hijos. 

El abuelo persistió en ser una encarnación de la letra de esa música montañera, o campirana, o carrilera, o guasca, que se especializa en la tristeza, el dolor, el despecho. Hablaba con nostalgia, como un preso de la libertad, sobre esos mundos perdidos en las borracheras, esos males de amor gritados en las plazas de mercado, esos jinetes heridos de corazón entre racimos de plátanos o bultos de café, esos hombres abrumados por un dolor que no entienden y que desean lavar con aguardiente o con lagunas mentales. 

El abuelo se quedó con las adaptaciones de los ritmos sureños (corridos de México; pasillos y valses de Ecuador; tangos, pasillos y valses de Argentina) interpretados por los campesinos antioqueños. Música que empezó a tomar fuerza después de la inauguración del Ferrocarril de Antioquia en 1929. En las estaciones se realizaron fiestas que duraban varios días. De esas, narró el abuelo, en la estación Palomos, en Fredonia, se armaban tales peleas que el machete enarbolado era el símbolo de virilidad que a más de uno dejó sin extremidades. Pero fue a partir de 1940 que esta música empezó a sonar con fuerza. 

Sin embargo, no es hasta 1952 que surge, tal vez, el dueto que hoy en día más representa la música campesina. Hablo de Los Relicarios, el dueto que ha influenciado a miles de personas. Canciones como: Entrega­do a las copas, Al diablo con tu orgullo, Todos seremos igua­les, Voy a tomar aguardiente, No sé rogar, No te quise, Mal­dito dinero, Dime que me esperas, En otro tiempo, Huérfano desde niño, El Cristo de oro, Te quiero aunque seas casada, Te voy a borrar, Bien aburrido, Maldigo mi destino, Triste sin madre, Soy un bohemio, La medallita de oro, La malagradecida, El dolor de un hombre, entre otras, pues llevan más de 1300 canciones grabadas. Estas canciones representan los sentimientos que emergen en las montañas y de alguna manera, como sucedió con el abuelo, los calma o los precipita al abismo. Pues, los sentimientos son como caballos indómitos que arrastran la razón y sobre todo, empantanan ciertos tramos de la historia. Sentimientos oscurecidos por el licor, la aventura, la traición y la errancia. 

Años después, por cosas del destino, me encontré con José Muñoz en la Biblioteca de Girardota y lo entrevisté para el blog, días antes de que muriera su compañero de fórmula: Germán Rengifo. La idea era hablar con don José  como antesala al homenaje que se le hará en la plazoleta del parque principal de Girardota. 

José nació en Bello (Antioquia), y se levantó en la vereda El barro de Girardota. Por lo que cuando entró a la Biblioteca, al enterarme de que era de Los Relicarios, le propuse que habláramos. Era curioso, sentía que ya lo conocía. Tal vez por ello, las letras de sus canciones me dieron otra mirada de la historia, una que permitió ver más a fondo al abuelo. Era como si reviviera la misma escena, pero con más recursos lingüísticos para narrarla. ¡Cómo hubiera disfrutado el abuelo, si aún viviera, haber hablado con don José! Pues Don José entendió, así sus canciones sean una epifanía al alcohol, que el trago es más una postura estilística, gastada, artificial que lo único que hace, al final, es expandir la herida en los seres cercanos y amados. Por ello, don José lo dejó para continuar con Los Relicarios y seguir componiendo. 

A sus 85 años cuenta con más de 5 mil composiciones grabadas. Estuvo más de 60 años con Germán Rengifo. Ellos, Los Relicarios, son, por decirlo de algún modo, la tierra hecha música de varias generaciones. Pareciera que este encuentro con don José fue una cita anunciada por el abuelo hace más de 25 años.

jueves, 1 de junio de 2017

Gira la Lectura Fiesta de la Literatura Local, Girardota 2017



 “Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro” Emily Dickinson


Se parte de que Girardota es un municipio rico en actores y expresiones culturales, existe un gremio formado profesionalmente y con amplia experiencia en la creación y producción de productos culturales. Esos activos culturales tienen unas características y unos desarrollos que han posibilitado la consolidación de cualidades como la capacidad de liderazgo y de trabajo con comunidades, la sana autocrítica de sí mismos y del entorno, y la generación de iniciativas y propuestas artísticas de alto nivel estético. En tal medida, GIRA LA LECTURA - FIESTA DE LA LITERATURA LOCAL, en su segunda versión, es un encuentro de la comunidad en torno al libro y a la palabra oral y escrita para la sensibilización, el contacto, reconocimiento, recreación y discusión académica de la literatura como eje transversal de una transformación social hacia la convivencia pacífica.


Una de las apuestas para este año es la publicación de un libro, para los que deseen participar, a continuación las bases: 

CONVOCATORIA ABIERTA PARA LA PUBLICACIÓN DE UN TEXTO LITERARIO: POEMA, CUENTO O ARTÍCULO DE OPINIÓN EN EL MARCO DE LA SEGUNDA FIESTA DE LA LITERATURA LOCAL “GIRA LA LECTURA” GIRARDOTA 2017

BASES

El municipio de Girardota, desde la Subsecretaría de Cultura y la Biblioteca Pública Municipal, convoca a los escritores y a personas amantes de la escritura que vivan en Girardota o nacidos en Girardota que residan fuera del municipio para que se animen a compartir sus creaciones literarias: poesía, cuento y artículo de opinión, con el fin de realizar una publicación que se promocionará en la Fiesta de la Literatura Local Gira la Lectura 2017.

1.Podrán participar todas las personas nacidas en Girardota, residentes dentro o fuera del municipio enviando de 1 a 3 poemas, cuentos o artículo de opinión, con el fin de publicarlos y compartirlos en el marco de la segunda Fiesta de la Literatura Local Gira la Lectura 2017.

2. Los textos seleccionados serán publicados y se hará un lanzamiento en el marco de la segunda Fiesta de la Literatura Local Gira la Lectura 2017. El libro será distribuido en el municipio de Girardota y en sus diferentes instituciones dedicadas a promover el arte y la cultura. También a los visitantes y participantes en Gira la Lectura 2017.

3. Cada participante podrá enviar máximo tres textos ya sea poema, cuento o artículo de opinión. El poema tendrá máximo dos cuartillas, el cuento no debe superar las 800 palabras, lo mismo el texto de opinión, temática libre y en español. En formato Word, tipo de letra Arial 12, interlineado 1.5, firmado con su nombre y una breve descripción del autor no superior a las 200 palabras donde incluya ocupación, libros publicados (sí es el caso) y estudios.

4. Habrá plazo para el envío de los textos hasta el 10 de junio del 2017, vía correo electrónico giralectura@gmail.com hasta las 7:00 pm. Después de ese plazo el texto que se envíe no será tomado en cuenta para la publicación. Esto, con el fin de tener el tiempo suficiente para edición, corrección, diagramación, diseño y publicación.

5. La selección de textos estará a cargo de un escritor del municipio que prologará la publicación y escogerá los textos pertinentes a ser publicados, teniendo en cuenta los parámetros presentados en las bases. Para la selección de los textos se partirá desde la coherencia y cohesión de las ideas, la redacción, la ortografía y su aporte a la trayectoria literaria del municipio.

6. El hecho de presentarse a la presente convocatoria implica la aceptación incondicional de todas y cada una de sus bases y ceder los derechos de autor del texto para esta única publicación.

martes, 9 de mayo de 2017

Girardota imaginado, desde la mirada de los niños y niñas de la Institución Tamborines



Desde la Biblioteca Pública Municipal de Girardota, en el trabajo de primera infancia, se le apuesta a la apropiación del territorio. Pues, el territorio se conoce andando. Por tal motivo, los niños y niñas de Tamborines realizaron un proyecto de representación del territorio en varias secciones. 

Lo primero que se hizo fue contar algunos cuentos donde los personajes se pasearan por el parque de Girardota. Cuentos como Donde vive el tiempo de Vladimir Skutina, Oscar y la gata de medianoche Lóguez de Ron Brooks, entre otros, permitieron transformar sus escenarios para que la historia se ubicara en un lugar conocido. 


Después se organizó un recorrido por el parque de Girardota. Los infantes, acompañados de sus docentes, estuvieron en la Alcaldía, en el Kiosco Principal Girardota, Serranilla Plaza, en la Farmacia La Rebaja y en la Catedral. En cada lugar un adulto los recibía y les hablaba de su trabajo y negocio. La idea era que los infantes reconocieran los lugares que sus padres habitan y que a veces, por ser tan cotidianos, dejan de verse como sitios de socialización, de conversación, de relacionarse con el otro. 



Por último, los niños y las niñas representaron el parque y lo que allí consideraron pertinente de pintar en la cartografía social que hicimos en el salón de clases. La docente, como una niña líder, dirigió a sus alumnos en la representación de los lugares que visitaron. Pues, el territorio se reconoce caminando. Con crayolas, colores, colbón, aserrín, papel globo, papel periódico le dieron vida a un municipio que se pinta de colores en la mirada de los niños y niñas. Pues cuando dos niños se miran el mundo se transforma. Con la cartografía social se pretendía apropiar a los niños y niñas del espacio que habitan. 



Por tal motivo, este ejercicio partió desde la experiencia del infante para que fuera percibiendo que la lectura parte es desde un placer y el placer busca aquello que nos gusta. En tal medida, la intención es emocionar al niño y la niña porque cuando se incluye la emoción en los ejercicios de promoción de lectura la lectura cobra otro sentido, uno más cercano, más desde el interés e imaginación del infante.